fbpx
miércoles, 25 de mayo de 2022
ComienzocarrosBrasileño crea Maverick V8 Monster 4x4

Brasileño crea Maverick V8 Monster 4×4

“La idea era unir la pasión por el muscle V8 y la potencia del 4×4”, dijo Rodrigo Otávio Nascimento, customizador de vehículos, de Curitiba (PR), propietario del Ford Maverick Monster, cuando se le preguntó por qué le dio al Mavecão enorme llantas y tracción jeep.

El Ford Maverick llegó a Brasil en 1973 con la misión de enfrentarse al Chevrolet Opala. Con un look inspirado en los muscle cars americanos -país de origen de su fabricante-, el modelo rápidamente ganó espacio en el mercado, dominado por los modelos refrigerados por aire de Volkswagen.

Durante su trayectoria aquí, estuvo equipado con motores de cuatro cilindros y 2.3 litros de 99 hp, motores de seis cilindros y 3.0 litros de 112 hp y el famoso V8 de 5.0 litros y 197 hp. Este último estaba destinado a contener la ofensiva de las importaciones de Dodge. Y es precisamente él quien conmueve al protagonista de esta historia.

Según el personalizador, la idea del proyecto surgió incluso antes de comprar el Ford. El sueño de montar en un muscle 4×4 se hizo realidad a principios de este siglo, cuando, en el año 2000, Rodrigo adquirió el Maverick SL 1976 en color rojo.

El color fue la primera sorpresa del proyecto. “Cuando lo compré ya era rojo, pero descubrí que el color original era amarillo”, dijo el propietario. Pero, como se puede ver en las fotos proporcionadas amablemente por pyetra nascimento – La hija de Rodrigo -, la roja se mantuvo.

Al inicio de la construcción del Mavecão 4×4, Nascimento tenía apenas 20 años y utilizó las técnicas aprendidas en la mecánica 4×4, en la que trabajaba de día, para continuar la construcción del jeep de noche.

Es común que se produzcan personalizaciones de senderos al unir la carrocería del vehículo previsto a una estructura de chasis de mástil que ya tiene la caja de transmisión manual con 4×4 y tracción reducida.

La razón es simple: robustez. El chasis spar, que es la base para la construcción de las camionetas medianas vendidas en Brasil, es más “recio” que el monobloque, que compone los modelos populares vendidos en el mercado nacional. El hecho de tener la transmisión apta para todoterreno es el facilitador que reduce el número de adaptaciones durante el proceso de fabricación.

En el caso de Maverick, el customizador mantuvo la estructura del modelo y realizó ligeras adaptaciones para encajar todos sus elementos. “No tiene un chasis [spar]. Compré el coche y, durante la restauración, fui adquiriendo las piezas para la transformación. Muchas otras partes las hice yo mismo”, dijo.

La primera etapa fue la funilaria. Luego vinieron las adaptaciones para que el auto recibiera motor, caja de cambios, tracción, suspensión, dirección y jaula de protección. Este último, según el propietario, es el principal responsable de mantener seguro el automóvil y está vinculado a toda la estructura unibody, que es original.

“Todo está interconectado en la jaula interior, que sirvió como subestructura para reforzar la estructura del auto. Es como un chasis interno. Desde el frente, en la fijación del motor y la caja de cambios, hasta la parte trasera del auto en el punto de remolque, pasando por toda la suspensión”, dijo Rodrigo.

La receta del proyecto es jugosa. Comienza con el mencionado motor V8 de 197 hp. Esta configuración de propulsores es original de los Mavericks de la época, pero el motor del Maverick Monster 4x4 procedía de un Ford Landau, que también utilizaba el 302 de los llamados “pequeños bloques” americanos.

Se combina con la transmisión manual de cinco velocidades de la Ford F1000 norteamericana -con un sistema de sobremarcha en lugar de la quinta marcha-, que reemplaza a la tradicional transmisión manual de cuatro velocidades con transmisión de piso, original del SL en ese momento.

El sistema de tracción y reducido proviene de los jeeps de la familia Willys, pero, para permitir su activación, Rodrigo fabricó una falange.

Con eso, el viejo tren motriz que hacía que el Maverick acelerara de 0 a 100 km/h en 11 segundos dio paso a la fuerza bruta. Y una de las principales señales de que Muscle ha abandonado las pistas para aventurarse fuera de la carretera es el sistema de suspensión.

El conjunto con eje delantero independiente y el trasero tipo eje rígido con resortes helicoidales dieron paso a los sistemas de cuatro brazos y ballestas, respectivamente. Otro cambio está en los juegos de ruedas, que cambiaron los tradicionales neumáticos 235/60 R14 por modelos todoterreno con unas increíbles 35 pulgadas de diámetro.

Los nuevos conjuntos están unidos a los ejes Dana 44 de Rural Willys, que reemplazaron a los originales de Ford. Y si crees que se acabó, te equivocas.

Rodrigo también instaló un embrague con actuador hidráulico y adaptó la dirección hidráulica del Chevrolet Omega para aligerar todo el peso del proyecto en la conducción por senderos.

Consultado sobre las dificultades en el montaje del proyecto, el propietario dice que no hubo problemas, ya que a pesar de que las piezas utilizadas son de diferentes vehículos, el montaje se hizo con facilidad.

“Todo encajaba como un guante. Incluso parecía que el auto ya tenía una preparación para tal actualización, aunque yo había elaborado y desarrollado todas las partes”, dijo Nascimento.

Hubo tantos cambios que el dueño se perdió en las cuentas de gastos. Consultado sobre el valor de la inversión, estima que “hoy no costaría menos de R$ 100 mil”.

Toda la construcción tomó 12 años. Según él, el vehículo impresionó porque, en la primera prueba en tierra, hizo el circuito sin problemas. “En el primer viaje, fuimos a un sendero lejano y se portó impresionante, sin ningún problema”, dijo.

Con el vehículo ya montado, los planes de futuro se centran en dos cuestiones. El primero es la ansiada regularización, que lleva mucho tiempo buscando, pero que tiene sus obstáculos porque, según él, los cambios que se le hacen al Maverick por lo general solo se aceptan en camionetas.

El siguiente paso es… vender el Monster 4×4. ¡Eso mismo! Ocho años después de completar el proyecto y utilizarlo en sus aventuras, Rodrigo cree que ha llegado el momento de sacar adelante el Mavecão Lameiro.

El pedido es R$ 120 mil. Y, según el propietario, “el Maverick está en orden de marcha. ¡Solo acelera!”


Vea también:

Reciba las últimas noticias y actualizaciones del mundo automotriz directamente en su bandeja de entrada.

Relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Popular

es_ESSpanish